¿Quién puede donar?

Puede ser donante de progenitores hematopoyéticos cualquier persona con buena salud y una edad comprendida entre los 18 y los 55 años.

Criterios de exclusión para ser donante de progenitores hematopoyéticos

No podrán ser donantes las personas que presenten alguna de las características siguientes:

Edad inferior a 18 o superior a 60 años (pudiendo registrarse nuevos donantes hasta los 55 años)

Hipertensión arterial no controlada o diabetes mellitus insulinodependiente o cualquier otra enfermedad cardiovascular, pulmonar, hepática, hematológica u otra patología grave, activa, o crónica recidivante que suponga un riesgo sobreañadido de complicaciones para el donante.

Donación de Padecer, haber padecido o tener conocimiento de ser positivo para los marcadores serológicos de los virus de la hepatitis B, hepatitis C, VIH o HTLV u otra patología infecciosa potencialmente transmisible al receptor.

Tener alguno de los criterios siguientes: diagnóstico de sida o anticuerpos anti-VIH positivoso drogadicción o antecedentes de drogadicción por vía intravenosao relaciones sexuales con múltiples parejas (homo-, bi- o heterosexuales) o ser pareja de alguna de las anteriores categorías.

Tener antecedentes personales de enfermedad tumoral maligna, hematológica o autoinmune que suponga riesgo de transmisión al receptor.

Tener antecedentes personales o familiares de enfermedad de Creutzfeld-Jacobs o haber recibido trasplantes de cornea, esclera, duramadre o tratamiento con hormonas derivadas de la hipófisis.

Haber sido dado de baja definitiva como donante de sangre (no todas las causas de esta exclusión lo son para los progenitores por lo que deberá analizarse cada caso de forma individualizada, mediante entrevista con un hematólogo).

Tener antecedentes de enfermedad inflamatoria ocular (iritis, episcleritis).

Tener antecedentes o factores de riesgo de trombosis venosa profunda o embolismo pulmonar.

Recibir tratamiento con litio.

Tener recuentos de plaquetas inferiores a 150.000/µ

Se consideran contraindicaciones temporales:

El embarazo. (Tras el alumbramiento y una vez concluida la lactancia se puede donar).

Los tratamientos anticoagulantes o antiagregantes (con aspirina, dipiridamol o similares),en función de la duración de los mismos.

Tatuajes o piercings, hasta trascurridos 6 meses desde su realización.

Existen otros muchos procesos no incluidos en el listado anterior que pueden dificultar la donación (tatuajes en la región lumbar, obesidad mórbida, malformaciones del cuello o la columna vertebral, posibles alergias a los anestésicos y déficits enzimáticos familiares, entre otros), por ello es recomendable que todo candidato consulte su caso particular antes de inscribirse como donante ya que algunas patologías contraindican la donación de médula ósea pero no la de sangre periférica y viceversa.

¿La donación es peligrosa para mí?

Las células extraídas se regeneran aproximadamente en dos semanas. Los problemas secundarios importantes son poco probables, aunque pueden existir.

Depende del método de extracción los efectos secundarios serán diferentes. Unos derivan de la anestesia general y otros de la propia técnica. Irritación de la garganta, ronquera y nauseas y vómitos tras la anestesia junto con molestias en la zona de punción son los efectos secundarios más frecuentes.

Aunque las complicaciones son posibles, son muy poco probables. Las molestias que origina el proceso de donación merece la pena considerando que es la única posibilidad de tratamiento de muchos enfermos.